Domingo 16 de Julio de 2017

Círculo vicioso y precios transitorios

Por

Salvador Di Stefano, AgroEducacion

El gobierno sigue inmerso en un círculo vicioso de suba de dólar, inflación, aumento de la tasa y recesión. Si no corta por lo sano y baja el gasto público, dependerá cada vez más del endeudamiento. El precio del dólar es transitorio.

El dólar subió a $ 17 desestabilizando al mercado que busca adecuarse a un nuevo escenario de precios. El martes 11 de julio los bancos oficiales se desprendieron de U$S 693 millones, y sus saldos en caja de ahorro bajaron desde U$S 5.624 a U$S 4931 millones. Esto implica que todavía cuentan con munición gruesa para intervenir si es necesario. Por otro lado, el Banco Central en los primeros 11 días de julio colocó lebac por un total de $ 64.064 millones, que equivalen a U$S 3.769 millones, a tasas que fueron creciente y hoy se ubica en el 26,5% anual.

Como se puede apreciar esto no es una libre flotación, sacar pesos del mercado a tasas elevadísimas, y vender dólares vía bancos públicos también es intervenir en los mercados, en ambos casos sumaron U$S 4.462 millones.

Lo que va quedando más claro es que el circulo vicioso de la economía se consolida, la suba del tipo de cambio genera expectativas inflacionarias muy altas para el mes de julio, esto hizo que el Banco Central subiera la tasa de lebac de corto plazo al 26,5% anual, y esto generará más recesión en la calle.

Todo este andamiaje se puede soportar si solo sí, el gobierno logra financiamiento externo para sostener la demanda de dólares, consigue reducir el déficit fiscal, y gana las elecciones manteniendo poder político.

1)    Financiamiento externo. Las reservas se ubican en U$S 48.455 millones, falta ingresar un crédito de U$S 4.500 millones, provincia de Buenos Aires acaba de conseguir un crédito por 500 millones de euros y el gobierno nacional pidió autorización para colocar U$S 12.500 millones en Estados Unidos. A esto hay que sumarle la legión de empresas argentinas que saldrán a buscar financiamiento al exterior.
 
2)    Reducir el déficit fiscal. El gobierno trabaja activamente para lograr la meta del déficit fiscal del 4,2% del PBI. Por el lado de los ingresos poco se puede hacer, la economía no termina de arrancar y la recaudación crece apenas por encima de la inflación. En materia de gastos, espera subir tarifas para bajar subsidios, peligra la compensación a empresas eléctricas por $ 20.000 millones, y de aquí a fin de año se ralentizarán muchos pagos. El resultado se logrará, pero toda contracción de gasto traerá aparejada más recesión en la economía.
 
3)    El gobierno debe ganar las elecciones. De lo contrario no podrá exhibir la confianza necesaria para que los inversores le sigan presando al ritmo actual.

El gobierno hizo dos anuncios importantes en la semana. El primero la posibilidad de que el PBI suba el 4% en el año 2017, no es una noticia para pasar por alto, la suba del PBI le permite al gobierno mostrar el déficit de 4,2% del PBI con un mayor resultado negativo en las cuentas públicas. Seguimos con la manipulación estadística. El segundo evento negativo es que se modifica la actualización del CER, que es que determina la evolución del UVA para créditos hipotecarios, se tomara la inflación nacional que es mucho más baja que la inflación que se venía tomando de Capital más conurbano. Cuando esto lo hacia el Kirchnerismo era tapa de los diarios, hoy pocos lo mencionan. Esto beneficia a los que toman créditos hipotecarios ajustados por UVA, y perjudica a los que invirtieron en bonos ajustados por UVA que son los que financian a los que toman estos créditos. Seguimos combatiendo al capital. Para ayudar a los que toman créditos ajustados por UVA lo mejor es bajar la inflación, no cambiar la medición.

El precio más importante de la economía es la tasa de interés, es lo que mide el valor del dinero, el gobierno ha llevado el nivel de tasa de interés a niveles estrafalarios en su lucha por bajar la inflación, utilizando la herramienta tasa de interés que la elevo al 26,5% anual.

En los últimos 12 meses el gobierno emitió un total de $ 543.325 millones, de los cuales quedaron en el mercado $ 191.696 millones que engrosaron la base monetaria que crece a una tasa del 29% anual. Mientras que $ 351.629 millones se absorbieron mediante pases y colocación de letras, lo que implica más deuda.

Si a esto le sumamos que en los últimos 12 meses los déficits fiscales primarios del gobierno fueron $ 370.000 millones, no hay forma de poder controlar la inflación.

Resumen

El gobierno suma reservas en dólares vía endeudamiento para aplicar al déficit fiscal. En contraposición emite pesos, que no puede dejarlos en el mercado y se vuelve a endeudar (esta vez en pesos) para retirarlos del mercado. El foco del problema que es el déficit no se detiene, por lo que esta operación se repite varias veces. Este escenario se puede sostener si el gobierno gana las elecciones, pero no es sostenible indefinidamente en el tiempo. Ante el evento político los inversores salen a comprar dólares preventivamente, para cubrirse ante un resultado adverso.

Nuestro pronóstico

El gobierno puede ganar las elecciones y nada se modificaría. Sin embargo, el plan no es sostenible en el tiempo porque en algún momento la capacidad de financiamiento se agota, y se necesita acelerar el ajuste de las cuentas públicas. Esto implica que el precio de los activos financieros es meramente transitorio, en algún momento el gobierno deberá ajustar el gasto público, o bien deberá poner el dólar en un precio más real. En él mientras tanto, si al gobierno lo financian, todo seguirá igual, el circulo vicioso continua, para los inversores lo mejor pasa por seguir colocando pesos en lebac, la bicicleta no estaba muerta, solo estaba de parranda.

Compartir con tus amigos:

MÁS NOVEDADES

Teléfonos: (0341) - 5271200

Email: info@agroeducacion.com